En Master Lock, la salud y la seguridad de nuestros asociados es siempre una prioridad. Estamos tomando las precauciones necesarias para ayudar a reducir la propagación de COVID-19 en nuestras comunidades e instalaciones, mientras seguimos satisfaciendo las necesidades de nuestros clientes en estos tiempos de crisis. Visite el sitio web de la Organización Mundial de la Salud para ver novedades y recursos sobre COVID-19.

Cuidados y mantenimiento de los candados de Master Lock

Todos los candados de Master Lock están fabricados de forma resistente para ofrecer un servicio duradero y sin problemas. Con un cuidado mínimo, su candado de Master Lock le proporcionará seguridad y un funcionamiento sin problemas durante muchos años.

Aquí puede encontrar algunos consejos para conseguir que sus candados funcionen de forma eficiente:

Mire nuestro video de mantenimiento de candados

Con el tiempo, el polvo, las partículas y las sustancias químicas del aire se fijan dentro y fuera del candado. Pueden crear fricción en el interior del bloqueo de precisión y de las llaves, impidiendo así el rendimiento del candado.

Para que sus candados funcionen como si fueran nuevos, se recomienda realizar una limpieza de forma habitual y lubricarlos cada 3-6 meses. Los candados que se utilicen en entornos con mucho polvo o corrosivos, deben limpiarse y lubricarse cada tres meses. La lubricación regular también ayudará a impedir que se congelen en climas fríos.

  1. Para limpiar el candado, utilice aire a presión para expulsar todo el polvo del perfil y de las aberturas del arco.
  2. Para conseguir un rendimiento óptimo, lubrique el candado con el lubricante para candados PTFE 2300D y 2311 de Master Lock, ideales para utilizarlo en todos los candados.
  3. Lubrique tanto el perfil como el arco. También lo puede utilizar para lubricar los componentes internos de los candados con cambio de llave.
  4. Aplique el lubricante en pequeñas cantidades. Solo se necesita una pulverización suave (aerosol) o unas gotas (engrasadora).
  5. Deje que el lubricante entre bien en el candado. Si le da golpecitos al candado sobre una mesa, el lubricante se distribuirá en el interior del candado y eliminará las partes congeladas o pegajosas.
  6. Tras la aplicación, inserte la llave y abra y cierre el candado varias veces para distribuir el lubricante. Limpie el exceso de lubricante del candado, el arco y la llave. Deje que el candado se seque al aire. Una vez seco, el candado ya está listo para volver a usarse.
  7. NUNCA utilice lubricante seco de grafito ni de silicona. El grafito se suele aplicar en exceso, lo que afecta al movimiento de las partes.